Si las mujeres somos parecidas… A ti ¿qué te diferencia?

Muchas cosas nos hacen parecidas a las mujeres. Siempre digo que cuando una paciente se sienta en mi consultorio se sienta casi siempre la misma mujer: Hoy se está sentando la madre preocupada por su hija, otro día la hija de una madre que no es esa misma, pero a la que le preocupa lo que su madre piensa; un día se sienta la novia a la que le duele la pareja que le está siendo infiel y el mismo día viene la amante que no es esa misma pero que también padece; otro día viene la hermana que siente envidia y a la semana siguiente la que se siente envidiada, dolida invadida; un día viene la que no tiene amigos pero quiere tenerlos y a los días la que los tiene pero no son sinceros. Luego viene la mujer que no quiso tener un hijo y más tarde la que es fruto de un amor prohibido. Más tarde llega la que tiene cicatrices que no le gustan y luego la que ha aprendido a vivir con sus manchas únicas. Y así, la feminidad nos hace tener problemas casi idénticos, pero cada una tiene sus conflictos y aunque los siente como únicos, son más de los mismos. Lo importante es que sepas que no estás sola, y que lo que sientes que te diferencia te puede torturar si no lo valoras. Esas diferencias que la mayoría de las veces desprecias, esas que quieres borrar, esas que quieres desaparecer de tu historia, son las que te hacen especial. Esas diferencias son las que te hacen ser distinta a las demás ¡Valóralas y apréciate toda! Porque tu mente, tu alma y tu cuerpo completos te hacen ya la mujer más bella del planeta. Porque la belleza está en esa particularidad de la feminidad y tú eres parte de ella ¿Ya sabes qué te hace única, bella y especial?

2017-08-22T19:54:21+00:00